LA LUZ Y LAS EMOCIONES

Imagina una celebración de año nuevo sin espectaculares juegos de luces o un diciembre sin iluminación navideña…

Claro que es difícil de imaginar estas fechas como si fuera un día cualquiera, ya que estamos tan acostumbrados a recordarlas por sus inconfundibles luces de colores. Y esto es debido a que la luz juega un importante papel en la forma como percibes la realidad emocionalmente, así como también al momento de tomar decisiones, tema que ya hemos tocado en otros artículos de este blog.

Aquí te dejamos algunos ejemplos de cómo puede influir la luz con nuestras emociones, y como puedes utilizarla a tu favor…

¿Sabías que entre más iluminado o brillante sea un lugar, más intensas serán tus emociones?

A esto le llamamos efecto Incandescente… según investigadores de la Universidad de Toronto, al realizar una serie de experimentos en donde sometieron a un grupo de personas a entornos que presentaban constantes cambios en la intensidad de la luz, descubrieron que una luz brillante nos hace experimentar las emociones con mayor intensidad o incluso nos orillan a reaccionar de una manera más extrema.

¿Necesitas concentrarte?

Aquí podemos destacar la influencia de la luz azul, misma que nos ayuda a incrementar nuestro nivel de concentración o incluso nos permite poner más atención en lo que estamos haciendo, según investigadores de la Universidad de Harvard.

Podemos decir que la luz azul estimula nuestro cerebro y activa diferentes áreas de este, en especial el tálamo y el tronco cerebral, encargados de regular nuestro nivel de alerta… por lo cual también puede afectar nuestra calidad del sueño.

¿Y qué pasa con las luces parpadeantes?

Estas claramente llaman nuestra atención a comparación de una luz estable, pero… ¿de que manera inciden en nuestras emociones o comportamiento?

Simplemente porque podemos asociarlas con el peligro, ya que se activan nuestros sistemas de alarma, lo cual nos orilla a tomar decisiones rápidas o extremas, incluso aunque nuestra vida no corra algún peligro.

Investigadores de la Universidad de Utrecht, realizaron una serie de entrevistas a varios transeuntes, aplicandolas bajo un luminario con luz parpadeante y de otro con luz estable.

Se percataron que aquellos que se encontraban debajo de la luz estable daban una respuesta convencional o sensata, mientras que en el caso de los que estaban con el luminario que parpadeaba se podía notar cierta molestia o sentido de injusticia.

Sabías qué…

Estudios realizados por científicos holandeses, sugieren que la luz roja puede contrarrestar los efectos negativos de la luz azul y ayudarnos a conciliar el sueño.

Después de realizar una prueba a la exposición de luz roja, quienes participaron tuvieron mayores problemas para realizar una tarea que requería cierta concentración y sus tiempos de reacción también se ralentizaron. Pero el efecto positivo fue que hizo más fácil conciliar el sueño…

Ahora que ya conoces algunos ejemplos de cómo puede influir la luz en nuestras emociones, prepárate para más artículos sobre la luz, sus funciones, aplicaciones, datos técnicos y ¿por qué no? algunos datos curiosos también.

Comparte con nosotros el tema te gustaría que tratáramos en este espacio y deja tu opinión sobre nuestro contenido en la caja de comentarios…

One response

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SIGUENOS EN:
ULTIMAS ENTRADAS